El largo del chasis está directamente relacionado con el diámetro de las ruedas:

Mientras más grande sean las ruedas, el chasis es más largo.

Los tornillos del chasis deben tener las siguientes especificaciones:

  • La parte lisa debe tener un diámetro de 8 mm para que, entre justo el rodamiento, pero no forzado.
  • Son mejores las roscas de 7 mm de diámetro con un paso entre hilo de 1mm, ya que duran más que algunas que son de un diámetro menor.

Roscas de mínimo 5 hilos y máximo 6 para que no sobresalga el tornillo por fuera del chasis cuando se aprietan las ruedas y los rodamientos en el chasis.

Cuando la rueda esté ensamblada en el chasis, el tornillo debe apretar en el chasis como mínimo con 4 hilos de rosca.

El apoyo de la parte cónica del tornillo debe ser perfecto y que no sobresalga el tornillo del chasis

La llave que se utiliza para los tornillos del chasis es hexagonal de 4 mm

Es muy importante que la llave, entre hasta el fondo del tornillo ya que este es fabricado con aluminio que un material más blando que el acero, material con el que está fabricada la llave.

Esta llave también sirve para apretar los tornillos de las botas que son también fabricados en acero o hierro en su defecto, lo que hace que la llave se deteriore más fácil en la punta.

Cuando esto sucede, es importante pulir de nuevo con un esmeril la punta de la llave para que quede plana de nuevo o cambiarla por una nueva en su defecto.

Los centros o espaciadores deben tener una dimensión específica para que no se frenen los rodamientos:

Cuando los centros tienen un largo menor a 10,2 mm, tienden a frenarse los rodamientos, ya que esa es la distancia de apoyo exterior de los rodamientos dentro de las ruedas, que comercialmente se encuentran en el mercado.

Cuando es menor, las pista interior y exterior del rodamiento quedan desalineadas, provocando que se frenen los balines.

El apoyo de los rodamientos debe ser justo sobre la pista interior del rodamiento.

Cuando se ensamblen rodamientos y espaciador, insertando el tornillo y apretando, los rodamientos deben girar libremente.

Igualmente, cuando se repite la operación, pero haciendo el ensamble con la rueda, teniendo cuidado de insertar bien los rodamientos y el espaciador en la rueda, todo el conjunto debe girar libremente. 

Entre más bajo y corto el chasis, usted se va a sentir más estable y se va a poder mover con mucha más agilidad en la pista.

Algunos patinadores, para la ruta o en la calle, prefieren chasis bajos, pero no tan cortos para tener mayor zancada en el empuje de las rectas.

Los chasis también se clasifican en calidad de acuerdo al material en el que están fabricados:

  • Los de línea económica son fabricados en una aleación de aluminio serie 6000
  • Los de alto rendimiento en serie 7000 que son más costosos.

Usted debe tener cuidado porque no siempre los más livianos son los que más le convienen.

Cuando un chasis que no tiene un perfil con un diseño bastante delgado, se le quita mucho material para que quede más liviano, esto tiende a debilitar demasiado las paredes y tendera a doblarse con mayor facilidad.

Es importante que el chasis sea lo suficientemente rígido y liviano para que ayude al corredor a aprovechar al máximo la energía del empuje.

Lo recomendable es que cada 2 años, se cambie el chasis, aunque algunas personas por presupuesto, compran chasis para que les dure 3 o 4 años.